Manipulador de alimentos: las 7 cosas que no debes hacer

Las 7 cosas que no debe olvidar un manipulador de alimentos: evita errores en la manipulación y cuidado de los alimentos y garantiza la seguridad alimentaria

Publicado: 25 Junio 2020
Manipulador de alimentos: las 7 cosas que no debes hacer

Introducción

Si trabajas como manipulador de alimentos en cualquier fase de la cadena alimentaria tienes que tener muy claro que hay una serie de cosas que NO debes hacer. Una serie de líneas que nunca debes cruzar. 

Te las resumimos en 7 acciones u omisiones (¿acaso no es todo un punto de vista?) que debes tener siempre en mente en el manejo de alimentos. Podrían haber sido 8 o 10 pero ¿no es el 7 un número casi perfecto? 

Recuerda: no fumes, no lleves accesorios, no comas o bebas durante el trabajo, no mezcles alimentos y no te olvides de cuidar tu salud, lavarte las manos y vestir ropas higiénicas. Aquí te desarrollamos estas recomendaciones. Esta es una lectura obligatoria y sólo te llevará unos minutos. La puerta está abierta.

¿Cuáles son los requisitos del manipulador de alimentos? La formación en higiene y aseo personal

Existen dos requisitos del manipulador de alimentos que son fundamentales para disminuir los riesgos: la formación en higiene y aseo personal. Y es que durante el contacto con los productos, nuestras manos, cabello, mucosas, saliva, pueden transmitir bacterias que pondrían en peligro la salud del consumidor.

Es importante saber, por ejemplo, que lavarse las manos después de tocar alimentos crudos, llevar las uñas cortas y sin esmalte, estornudar en un pañuelo en vez de la mano, lavar el uniforme de cocina con frecuencia, son medidas de aseo personal que pueden evitar la contaminación.

La seguridad alimentaria sólo se puede conseguir a través de: la correcta manipulación de alimentos y el grado de sanidad con que se trabaje en el establecimiento. De manera que se ofrezca permanentemente un producto/ servicio de calidad, inocuo y nutritivo. 

Hoy te queremos presentar 7 cosas que jamás debes hacer, que devienen de los errores más comunes mientras estás en contacto con las comidas:

1) No fumes durante la manipulación de alimentos

Es sabido que el cigarrillo es tóxico para la salud por el tipo de productos que lo componen; en especial es nocivo el aire exhalado, cuyos componentes se adhieren a cualquier ropa, superficie o comidas y así producen una contaminación química. Súmale el hecho de que con las manos que manipulas los alimentos tocas el cigarrillo, que estuvo en contacto con tu saliva y es el medio perfecto para transmitir enfermedades.

2) No olvides lavarte las manos ni cuidar tu higiene personal

El lavado de manos debe ser frecuente, con agua preferiblemente caliente y jabón. Usa un cepillo para limpiar bajo las uñas, donde se acumulan en cantidad las bacterias, y seca con toalla de un solo uso.

Cuando usamos guantes se da una falsa percepción de aseo; sin embargo, no debemos olvidar que es preciso lavarlos entre cada tarea que desarrollemos durante la manipulación. La consecuencia de no hacerlo podría ser la contaminación cruzada.

3) Evita todo tipo de accesorio: pendientes, anillos o relojes.

Los pendientes, anillos o relojes son receptáculos activos de bacterias que pudieran caer sobre la comida y generar contaminación física; además, representan un peligro porque pueden engancharse y cortarte.

4) Si estás enfermo, no trabajes

Debes avisar inmediatamente a tu superior si sientes alguna molestia en salud o síntoma de enfermedad. La medida en este caso es un descanso temporal ya que, por tu condición, podrías causar una contaminación biológica alimentaria.

5) No comas ni bebas durante la manipulación de alimentos

Tampoco es recomendable hablar, toser o estornudar sobre los mismos. La razón es igual: nuestra saliva, que contiene microorganismos, pudiera contaminar y transmitir enfermedades a los consumidores.

6) No manipules alimentos con tu ropa de calle

Una de las medidas de higiene es que el manipulador de alimentos use una vestimenta específica, únicamente para esa tarea y que no tenga contacto con la indumentaria de calle. El uniforme del personal de cocina está compuesto por gorro, tapabocas, guantes (anticortes, térmicos o impermeables), chaqueta, pantalón largo y zapatos/ botas de seguridad.

7) Asegúrate de no mezclar los alimentos

Ya que representa un peligro para la salud el unir los cocinados con los crudos, porque puede darse una contaminación cruzada. De hecho, las medidas de seguridad indican que tampoco se deben usar los mismos utensilios, sin la debida limpieza y desinfección previa, para ambas preparaciones.


Más recomendaciones de higiene alimentaria

Además de mostrarte lo que por ningún motivo debes practicar, en aras de la higiene alimentaria,  también queremos que estés al tanto de lo siguiente:

  • 1) En el cuidado de los alimentos debes asegurarte que se resguarde la cadena de frío; es decir, al comprar debes tratar de que los productos no pasen más de 2 horas fuera de refrigeración porque pueden empezar a proliferar las bacterias. Esto se da especialmente en carnes, mariscos, huevos, lácteos y embutidos, que requieren necesariamente estar congelados o a temperaturas menores de 5°. Recuerda que para descongelar debes hacerlo en el frigorífico o en el microondas, pero nunca a temperatura ambiente. Un producto que ya se ha descongelado no debería volverse a congelar, así que divide tus suministros en las fracciones que vayas a usar.
  • 2) La limpieza y desinfección de las superficies/ utensilios debe ser estricta. Antes, durante y después del preparado de alimentos deben lavarse adecuadamente, en especial poner atención cuando se preparan alimentos crudos que pueden contaminar a los cocinados. Este punto también abarca los paños de cocina, que deberían cambiarse como mínimo una vez al día o usar, preferiblemente, toallas desechables. El lugar destinado para los desechos o basura debe mantenerse limpio, para evitar la reproducción de insectos y bacterias. Además, disponerse en un espacio alejado de donde se manipulan alimentos, tapados los contenedores.
  • 3) La limpieza de frutas, verduras u hortalizas previo a su corte, cocción o consumo, es fundamental ya que podrían contener microorganismos de la tierra donde se cosecharon o, también, a raíz de su traslado, donde pudieron estar en contacto con el suelo, manos y otras superficies.
  • 4) La formación del manipulador de alimentos es un elemento exigido por ley para trabajar en esta industria. Es así como cada empresa debe asegurarse de que sus empleados tengan un certificado de manipulación y estén en constante actualización de conocimientos. ¡Te preguntarás por qué es relevante de este punto! Pues al estar capacitado en cuanto a higiene alimentaria, tipos de contaminación, sistemas de control, alérgenos y otras tantas temáticas, puedes evitar cada riesgo y garantizar la obtención de un alimento inocuo, que no represente peligro para la salud del consumidor final. Agrégale que sumarás estrellas y reconocimiento a la reputación del establecimiento, por su grado de sanidad así como calidad del servicio.
  • 5) Te recordamos que el curso manipulación de alimentos es un requisito para obtener el certificado del que hablamos arriba. Puedes utilizar el método online o presencial para hacerlo, siendo el primero de ellos más económico y sin esfuerzo ya que puedes lograrlo desde tu casa. Solo debes descargar el manual de manipulación de alimentos, presentarte al examen y, una vez que lo superes, pagar el carnet.
  • 6) Almacenar alimentos es un proceso que requiere orden. Debes estar muy pendiente de la fecha de caducidad, mantener los espacios limpios, a temperatura idónea para evitar la proliferación de insectos. Inclusive, en la empresa debe llevarse un control de plagas.

Indudablemente, el mejor sistema de seguridad que puede existir en la cadena alimentaria es el trabajador: una persona formada, que desarrolle buenas prácticas de higiene y que esté comprometido con sus funciones; lo cual se traduce en salud.


Ampliar información:


© Copyright 2021, quemanipuladordealimentos.com. Todos los derechos reservados.